Zaragoza, quinta de España

Nadie  a priori -o por lo menos uno mismo- imaginaría que Zaragoza tiene la fuerza y vitalidad que atesora, como demuestra el hecho que sea por población la quinta de España: con más de 700.000 habitantes, solo por detrás de Madrid, Barcelona, Valencia y Sevilla. Atesora prácticamente la mitad de la población de Aragón ( eso tendría que dar pie a reflexiones sobre la situación en el campo y ámbito rural, que remite a la ya conocida reivindicación: “Teruel existe”). La realidad es que Zaragoza es francamente muy interesante más allá de la majestuosidad e imponencia de templos como la Seo o, sobre todo, el Pilar. Espectaculares ambas.

No muy lejos, se encuentra la Aljafería, muestra de arte mozárabe del que Zaragoza y Aragón son buenas muestras, construída en el siglo XI durante la ocupación islámica -ésta se extendió entre los siglos VIII y XII hasta la reconquista de Alfonso I ‘el Batallador’-. Su historia es apasionante empezando por el nombre que remite a la presencia romana, “Caesaraugusta”, en honor a dicho emperador y que data del año 14 a. C. En cualquier caso, el origen se encuentra en un pueblo íbero de la segunda mitad del siglo III a.C., Selduie. Su actual reformulación es mezcla o consecuencia de la presencia árabe que hizo que su nombre pasara a ser ya muy parecido al actual: “Saraqusta”. Sea como fuere, lo dicho, Zaragoza tiene mucho. Destacan: su zona de tasca y vinos en el centro, conocida popularmente como “El Tubo”, sus tapas, la presencia y homenaje a Goya, sus gentes que durante nuestra visita iban ‘arreglados’ -época de comuniones y bodas-,  restos romanos encontrados recientemente, espacios culturales con buenas exposiciones… O la cercanía del río Ebro, fundamental para entender esta ciudad, nudo de comunicaciones privilegiado, cercano a Madrid, Barcelona, Valencia, Bilbao o Tolosa.


 

En el ‘Tubo’ de Zaragoza: mucha historia, mucho tapeo y mucha ‘vidilla’

Llegamos por la tarde, un viernes, cansados, desde la espectacular y muy moderna estación de tren Zaragoza-Delicias. Nos alojamos, dejamos las maletas, nos relajamos algo y salimos a dar una vuelta. Era primavera, finales, ya cerca del verano, buena temperatura aunque a la que empezó a bajar el sol y correr el aire la sensación térmica ya fue otra. Hacía fresco y buscábamos algún lugar, cómodo, agradable, auténtico o que lo pareciera, donde sentarnos y aproximarnos a la cultura gastronómica de la capital aragonesa. Y lo encontramos. Casi por casualidad acabamos en la zona conocido como “El Tubo”. Buscamos de dónde podía venir el nombre y, la verdad, es que no parece muy claro, si bien podría responder al dibujo y fisonomía de sus calles, estrechas, angostas y no del todo regulares.

Continue reading “En el ‘Tubo’ de Zaragoza: mucha historia, mucho tapeo y mucha ‘vidilla’”