Visita al campo de concentración de Sachsenhausen, al norte de Berlín

El campo de Sansenchausen se sitúa al norte de Berlín, en el estado de Orianenburgo, y funcióno como tal entre 1936 y 1950. Fue uno de los primeros en abrirse y sirvió como modelo para otros que se construyeron más tarde. Inicialmente albergaba, sobre todo, a disidentes o presos políticos, homosexuales, gitanos… Pero más tarde, acogió principalmente a soldados rusos, aunque también los hubo de muchas otras nacionalidades. Murieron en él cerca de 30.000 personas, de las 200.000 que pasaron por sus instalaciones. Entre sus espacios contaba con una zona de exterminio. Hoy es un lugar delicado, que puede que no sea para todo el mundo pero que rinde homenaje y recuerdo a todos aquellos que allí fueron ejecutados. Después de caer en manos soviéticas todavía siguió funcionando unos años, para más tarde convertirse en un espacio para la memoria.

 

Berlín, corazón y motor de Europa

Berlín, capital de Alemania, es una de las ciudades más importantes y poderosas de Europa y del mundo, con un papel sustancial y protagonista en los últimos 150 años. Es, con permiso del resto de socios de la Unión Europea -y en especial de Francia-, el corazón y el motor económico del Viejo Continente. El Brexit y las tensiones ocasionadas por la última crisis -de la que todavía hoy, una década después de su comienzo, se trata de salir-, han aupado todavía más el papel de Alemanía y de Berlín como garantes de la continuidad de la UE.

La capital alemana, además, ha sido durante el siglo XX parte fundamental de la historia del siglo XX: con el papel -cuestionable- desarrollado durante las dos guerras mundiales,  o al ser dividida hasta finales de los años ochenta bajo el Telón de Acero entre la Unión Soviética y el bloque occidental. Por todo ello, visitar hoy Berlín es visitar una parte sustancial de la historia más o menos reciente. Además, la Puerta de Brandenburgo, la “Isla de los Museos”, Alexanderplaz, el Muro, la parte oriental, el Monumento a los Judíos muertos durante la Segunda Guerra Mundial… hacen casi una exigencia su visita. Hay mucho por ver mientras la ciudad se reinventa tratando de encontrar su sitio en este agitado y acelerado siglo XXI.